ARTPRENUER – Borja Abril Revert

This was my first time participating on an Erasmus+ program, and I loved it. It was an incredible experience. It wasn’t only the fact that we learned a lot about arts and crafts, recycling and entrepreneurship, and how everything was so well connected and integrated gradually during the program. But especially because of the way we did it: through a lot of workshops and teamwork, travelling, discovering the work of other crafters and entrepreneurs and applying the things we had learned in new contexts. The organizers (once again, thank you so much!) managed to create the proper ambience and set us in the mood to explore and discover things about ourselves and the other participants of the program, develop strong bonds and attachments with people we had never met before, get to know other cultures and in general relax and enjoy an overall great experience.

For me the most shocking and revealing thing was the part related to paying attention to the others, self-awareness, trust and communication (of any kind: non-verbal, etc), probably because it was the part I knew less about and hadn’t developed too much lately. I really liked those moments. Getting to know the other people of the program and sharing with them funny, intense and very rewarding moments and situations during the activities.

I could feel I was more relaxed and positive after the program. Also a bit exhausted because it was intense and because of the travelling. After some weeks I like how I still stay in contact with some of the participants and how I try to apply the things I learned there (from the workshops, the activities and the cultural exchange) in some aspects of my life: my job, my free time (I’m making recycled postcards for this Christmas!), the way I interact with the others, etc.

Borja Abril 2

I’d recommend this experience to anyone, and I’d really like to participate in training. The most beautiful thing is that it depends on the people participating on the program what they bring there, what they create there and what they bring back home once it’s finished. Whatever it is, for sure it’ll be fun and will help them grow as a person. Who wouldn’t like that? (and yes, it’s free! :)).

Borja Abril Revert



Esta ha sido la primera vez que he participado en un programa Erasmus+ y me ha encantado. Ha sido una experiencia increíble. No solo por el hecho de haber aprendido muchísimo sobre artesanía, reciclaje y emprendedurismo, y por como estas tres disciplinas estaban bien integradas y correlacionadas a lo largo del programa. Sino especialmente por la manera en que llevamos a cabo dicho aprendizaje: mediante un montón de talleres y actividades de grupo, viajando, descubriendo el trabajo de otros artesanos y emprendedores y aplicando las cosas que aprendíamos en otros contextos y situaciones. Los organizadores (de nuevo, ¡muchísimas gracias!) consiguieron crear el ambiente adecuado y conseguir que nuestra actitud fuera la adecuada para explorar y descubrir cosas sobre nosotros mismos y el resto de participantes del programa, crear lazos de amistad intensos con personas que nunca antes habíamos conocido, conocer otras culturas y simplemente relajarnos y disfrutar de una experiencia magnífica en todos los sentidos.

Borja Abril 1

Para mí la parte más impactante y reveladora fue la relacionada con prestar atención a los demás, autoconocimiento, confianza y comunicación (de cualquier tipo: no verbal, etc.), probablemente porque se trataba de aspectos sobre los que tenía menos conocimientos y no había desarrollado demasiado recientemente. Me encantaron esos momentos. Conocer al resto de participantes y compartir con ellos momentos divertidos, intensos y muy gratificantes durante las dinámicas de grupo.

Cuando el programa acabó me sentía muy tranquilo y optimista. También un poco cansado, porque fue bastante intenso y por todo el viaje. Después de unas semanas me alegra mucho mantener el contacto con algunos de los participantes y comprobar cómo intento aplicar aquello que aprendí allí (de los talleres, las actividades y el intercambio cultural) en diferentes aspectos de mi vida: en mi trabajo, durante mi tiempo libre (este año he preparado postales de Navidad con materiales reciclados), a la hora de relacionarme con otras personas, etc.

Recomendaría esta experiencia a todo el mundo y me encantaría participar en otro programa. Para mí una de las cosas más bonitas fue darme cuenta de que depende de las personas que participan en el programa que traen con ellos al mismo, que crean allí y que se llevan a casa al finalizar. Sea lo que sea, sin duda guardarán un buen recuerdo de la experiencia y esta les ayudará a crecer como personas. ¿A quién no le gustaría algo así? (y si, además es gratis :)).

Borja Abril Revert