ARTPRENUER – Iria Boscà Sospedra

In summer I was lucky enough to enjoy a youth exchange in Plymouth (England). It was so good and productive when I heard that another similar projected is going to be organized in Romania I didn’t hesitate and registered for it. I made no mistake about it because the project was perfect just as I imagined and met all my expectations, and even exceeded some.

The experience was very rewarding both personally and professionally, as well as being able to travel to Romania and discover some of its cities; I learned more about their culture, lifestyle and traditions. We were also lucky to share the room with people from Hungary, who showed us their traditions.

Moreover, the project was very encouraging on the issue of sustainability and creative recycling together with an entrepreneurial spirit that is so important these days. All this was implemented through activities and games that were played in random groups to improve relations between all members of the exchange.

In my opinion, these types of experiences are valuable and help promote tolerance and respect among different cultures, customs or religions. Therefore I firmly believe that if we participate in all these projects, the world would be a little bit better every day.



En verano tuve la suerte de disfrutar de un intercambio juvenil en Plymouth (Inglaterra), y tan bueno y productivo fue el resultado que cuando supe que se iba a organizar otro en Rumania no dude en inscribirme. No me equivoque al apostar por ello porque tal y como había imaginado el proyecto volvió a ser increíble y cumplió con todas mis expectativas, mejorando incluso algunas de ellas.

Asimismo la experiencia fue muy enriquecedora tanto en el campo personal como en el profesional, puesto que además de haber podido viajar a Rumania y descubrir algunas de sus ciudades, aprendí más sobre su cultura, su forma de vida o sus costumbres. Además tuvimos la suerte de compartir la estancia con compañeros de Hungría, los cuales también nos supieron transmitir sus hábitos y tradiciones.

Por otro lado, el proyecto fue muy motivador en el tema de la sostenibilidad y del reciclaje creativo unidos a un espíritu emprendedor que tan importante es hoy en día. Todo esto se puso en práctica por medio de actividades y juegos en los que participamos en grupos aleatorios para fomentar la relación con todos los integrantes del intercambio.

En mi opinión, este tipo de vivencias son muy valiosas y ayudan a fomentar la tolerancia y el respeto entre otras culturas, costumbres y/o religiones. Por ello creo firmemente que si todos participáramos en estos proyectos, el mundo sería un poco mejor cada día.

Iria Boscà Sospedra